El magisterio de la iglesia católica sentó postura respecto a la nueva conformación de las familias, denominadas familias multiespecie, donde comunicó que esta consideración es contraria y desdibuja la familia concebida según la doctrina de la iglesia católica. Por ende, a los animales no se les puede considerar hijos o parte de la familia.


Luego del caso conocido a nivel nacional, donde mediante Auto, el Tribunal Superior de Bogotá reconoció que Simona, una perra, hace parte del núcleo familiar y es un ser sintiente, y donde refirió que el caso debería ser tratado por el juez de familia y no el civil, pero también, teniendo en cuenta varias sentencias de acciones de tutela, demandas (…) donde se reconoce el vínculo afectivo y la importancia de los animales compañeros en las familias, y se expone que socialmente se está construyendo un nuevo núcleo familiar que incluye a otros animales, la Corte realizó una consulta constitucional a diferentes entidades, incluida la iglesia católica, con el objetivo de hacer una sentencia unificada del tema de familias multiespecie. La respuesta del magisterio de la iglesia católica profundizó en el tema, con la vocería del Padre Raúl Ortíz Toro, director del Departamento de Doctrina y Promoción de la Unidad y del Diálogo CEC, durante la presentación del libro “Los animales en el plan de Dios”, donde manifestó lo siguiente:

El tema de la familia multiespecie es un tema bastante delicado y exagerado, y que, según el catecismo de la iglesia católica, el gasto económico exagerado para el cuidado y sostenimiento de los animales, se vuelve indigno del ser humano, porque mientras unas personas están padeciendo y sufriendo en la pobreza, se está exagerando en esos cuidados. Expresa que se debe diferenciar la persona humana y los animales, ya que el humano está creado a la imagen y semejanza de Dios, lo cual nos diferencia de los animales. Los animales tienen alma sensitiva, pero no tienen el alma racional que se eleva a Dios, como sí lo tienen los humanos. Con la familia multiespecie la familia se desdibuja, porque se le brindan cuidados exagerados a los “animales de compañía”. Menciona que es importante recordar la antropología situada, que cada uno tiene un lugar, que cuidar a los animales y la naturaleza es necesario, pero sin dar un cuidado excesivo, con gastos que llegan a maltratar al animal, hablando desde la humanización. 

La iglesia católica dijo que no reconoce las familias multiespecie, afirmando que; a los animales no se les puede considerar hijos porque se desdibuja la familia Clic para tuitear

¿Qué opina usted sobre la postura de la iglesia católica y la nueva conformación de la familia según las dinámicas sociales?

Este espacio es exclusivo del usuario, por tal motivo Conexión Animal no se hace responsable por las opiniones que se presenten.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *