La carne in vitro o carne de cultivo es una nueva apuesta tecnológica que busca introducir un producto en el mercado con las mismas características de la carne que se comercializa pero creada en un laboratorio sin necesidad de someter a confinamiento, sufrimiento y muerte a los animales. Desde diversas organizaciones defensoras de los derechos de los animales de Colombia analizaron esta alternativa desde una mirada ética y moral.


La producción de carne in vitro es una innovación tecnológica que consiste en extraer células madre de los músculos de animales para producir a partir de ellas carne para consumo, diferenciándose de la carne tradicional por no requerir criar ni matar a ningún animal. En Estados Unidos el departamento de agricultura ha anunciado que se encuentra regulando la comercialización de carne en el país y empresas españolas informaron que están trabajando para poner a circular esta carne en el mercado en el año 2021.

Ante la postura del animalismo frente a esta alternativa, Andrea Padilla, vocera de Anima Naturalis Internacional en Colombia, habló sobre el tema argumentando que; «frente a una realidad tan abrumadora como el cambio climático generado por la industria ganadera y la crianza y matanza de más de 7.500 millones de animales terrestres para satisfacción del humano, se recibe con entusiasmo la carne in vitro. Esta apuesta tecnológica podría revolucionar y transformar radicalmente el sistema de producción y consumo de animales, que hoy es indiscutiblemente un sistema cruel, egoísta e insostenible«.

Escuche la intervención completa de Andrea Padilla, vocera en Colombia de Anima Naturalis Internacional:

Padilla hace énfasis en que su posición ante la carne in vitro es un sí rotundo, y que es un hecho que muchas personas transitan hacia la alimentación vegetariana o vegana por razones morales, pero los animales en este momento, ahora mismo, están padeciendo horrores en granjas intensivas y esta apuesta podría ser una opción. La carne in vitro, apunta Padilla, de alguna manera podría armonizar el imperativo ético de no causarles daño y sufrimiento a seres sintientes por una parte y el capricho alimentario por otro, teniendo en cuenta que; «frente a la constatación científica la ganadería es la principal causante de gases de efecto invernadero, de emisión de gas metano, extinción de especies silvestres, El 30% de la soya y el 60% de cereales que se producen en el mundo se usan para alimentar animales que serán matados para alimentar personas, si ese grano alimentara a seres humanos estaríamos atendiendo el frente de injusticia alimentaria. Así que hay 3 razones de justicia poderosas para considerar a la carne in vitro como una opción; la justicia con los animales, con el ambiente y justicia alimentaria, lo cual afirma que la carne in vitro es una apuesta ética deseable y una gran revolución en materia alimentaria a nivel global».

Aunque Padilla hace énfasis en los 4 elementos que considera importantes resaltar a la hora de considerar la carne in vitro como una opción viable para detener la explotación de animales denominados por el humano como de consumo, también hace un llamado a que sin duda el norte es la transición hacía una alimentación basada en proteínas vegetales, una alimentación vegana, ya que esta ofrece todos los nutrientes necesarios y está libre de los riesgos inherentes a los productos de origen animal.

La carne in vitro ha sido analizada desde el animalismo, conozca a fondo sobre esta apuesta Clic para tuitear

Por otro lado, desde diversas organizaciones animalistas de Colombia también dejan en claro su postura frente a esta alternativa, respondiendo a la pregunta si es la carne in vitro una apuesta y solución ética para dejar de lado la explotación de los animales:

Carlos Crespo, Resistencia Natural de Bogotá:

Desde hace unos años el cultivo de células madre ha abierto la posibilidad de grandes avances en el campo médico, sobre todo para el campo del transplante de organos. Un campo paralelo y con gran desarrollo tiene que ver con la denominada carne in vitro.

Desde el animalismo y particularmente desde una óptica antiespecista, el cultivo de células madre provenientes de un animal para producir músculos comestibles, implicaría aún un grado de instrumentalización de los animales involucrados, pues las células madre se obtendrán a partir de individuos animales. Sin embargo, hay que decir que sería una instrumentalización de grado mínimo. A pesar de ello, en las discusiones sobre obtención de células madre humanas, se plantean objeciones a su uso, teniendo en cuenta el principio de autonomía de los individuos, a quienes pertenecen tales células y se plantean estrictos protocolos, que no se usan con los animales, en cuanto a su carácter de propiedades de los humanos, lo cual contrariaría el principio de igual consideración moral.

Así, desde un punto de vista bioético, se puede anotar que para los animales, el principio de no maleficencia y el principio de autonomía se encontrarían involucrados entonces, aunque los niveles de daño serían muy inferiores a los que hasta ahora presenta la producción animal tradicional.

Es necesario tomar en cuenta además el principio de precaución, esta vez para el ámbito de la salud humana, pues es necesario que existan estudios científicos que demuestren que el consumo de este tipo de productos no repercutirán negativamente en la salud humana y hasta tanto no esté asegurado, debería evitarse tal consumo (en el caso paralelo similar de los alimentos transgénicos).

Finalmente, el desarrollo de carne in vitro mantiene la concepción errada de que los productos de origen animal son necesarios para la alimentación y nutrición humana. Aunque sea desarrollada con costos operativos competitivos que hagan factible su producción en serie, considero que pasara mucho tiempo para que la gente del común acepte un producto que consideraría «sintético», prefiriendo la normalización que ha hecho de la explotación animal tradicional, vislumbrando objeciones por sabor, textura, olor y nutrientes.

Por mi lado y como vegano, a pesar de existir la opción, no la tomaría, con un peso menor en las razones éticas y si por la repugnancia que me producen los productos de origen animal.

Ángela Érazo, Organización UPPAA de Pereira:

Es un tema que abre múltiples aristas de las cuales solo mencionaré dos. Puesto que son dos escenarios que interpelan a la ética y a la moral.
El primero es el escenario del generar el menor daño posible en los animales no humanos versus seguir generando el mayor daño a los animales no humanos a través de los mataderos.

Otro escenario es pensar una postura ética antiespecista, que termina siendo descontextualizada de la realidad social y actual, porque quizás el cultivo in vitro podría aportar a generarle a los animales no humanos el menor daño posible, sin omitir que es a través de la extracción de las células madres de los animales que se genera dicho cultivo, es decir que también hay un daño físico y psicológico de los animales en este proceso.

Para mí el cultivo de carne in vitro es éticamente incorrecto, pero moralmente aceptable en términos de generar el menor daño a los animales no humanos.

Natalia Guevara, Movimiento 269 Life de Cali:

Considero que la carne in vitro no es una alternativa como tal, no es algo ético por lo que deberíamos optar, es decir; debido a que se seguirá promoviendo la industria y el concepto de que los animales son de consumo, de venta, de cosificación, se sigue perpetuando la idea de que la vaca o los animales son de consumo; una idea especista. Nosotros como movimiento anti-especista estamos en contra de cualquie tipo de manifestación que cosifique o explote a los animales, si bien no hay sufrimiento de por medio, de igual manera se sigue cosificando a los animales. Hay muchas opciones veganas que resulta totalmente innecesario que se siga promoviendo la idea de que los animales son de consumo.

La carne in vitro no es una alternativa ética, ni viable; es una excusa.

Jairo Marín, Fundación Gatos del Ferrocaril: 

Estoy de acuerdo con la carne in vitro, en el punto en que se va a evitar billones de muertes, no solo de los animales, si no que se logrará frenar la deforestación y demás. Lamentablemente, aunque queramos cambiar la mentalidad del ser humano para que deje de comer animales, es algo que demorará años y mientras ello sucede la carne in vitro puede ser una solución, donde se evitará el maltrato a los animales y muerte, al igual que el de los ecosistemas.

Tammy, restaurante vegano Flor de Loto de Cali:

Como propietaria de un restaurante vegano rechazamos esta alternativa ya que de igual manera es de origen animal, pero a nivel personal pienso que teniendo en cuenta que es muy utópico que todos seamos veganos en algún momento de la vida, partiendo desde ese principio sería una buena alternativa si evita el sacrificio animal y el consumo masivo de carne.

¿Cuál es su opinión frente a esta alternativa tecnológica?

Este espacio es exclusivo del usuario, por tal motivo Conexión Animal no se hace responsable por las opiniones que se presenten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.