Debido a los interrogantes que se debaten sobre el proceso de reconversión sociolaboral que adelanta la Secretaría de Desarrollo Económico con los vehículos de tracción animal que ilegalmente circulan en Cali, desde esta secretaría realizaron un espacio para resolver dudas. Conozca en qué consiste este proceso.

Tras este debate suscitado, en primera medida hay que recordar que en el año 2018 concluyó el proceso de sustitución de vehículos de tracción animal en el Distrito, según Decreto 0087 de 2018 firmado por el Alcalde Maurice Armitage, el 6 de marzo de 2018, fue declarado como culminado. Durante este programa de sustitución se realizó el reemplazo de 798 binomios (carretas – caballos) y en dicho proceso se invirtió un total de $21.570.910.546 (veintiunmil quinientos setenta millones novecientos diez mil quinientos cuarenta y seis pesos). Sin embargo, luego del proceso de sustitución llegaron a Cali nuevas personas con carretillas, lo que implicó que hoy día se piense en un nuevo proceso para evitar la explotación y sufrimiento de los caballos, pero; es necesario recalcar que no será un nuevo proceso de sustitución, será un proceso de reconversión de actividad laboral desde la voluntad política de la administración, con el objetivo de no dejar desamparadas a estas familias, ya que el proceso que debería realizarse es el de operativos de control y aprehensión de los caballos, sin ningún tipo de retribución para estas personas que aún cuando existe un decreto de prohibición, continúan desarrollando esta actividad económica que lleva consigo maltrato animal.

El día de ayer, 27 de octubre de 2021, la secretaria de Desarrollo Económico, Liliana Sierra y su equipo de trabajo, explicaron en qué consistirá este proceso y resolvió dudas de la ciudadanía.

¿En qué consiste el proceso?

Sierra explicó que el proceso lo está realizando la secretaría de Desarrollo Económico quien lidera procesos de emprendimientos, pero, también es un trabajo interinstitucional donde deberán participar otras secretarías como; la secretaría de Gobierno, de Movilidad y secretaría de Salud. El proceso de reconversión sociolaboral consiste en darles un capital semilla por valor de $10.000.000 (diez millones de pesos) los cuales se espera que sean invertidos en un nuevo emprendimiento que ayude a estas familias que aún continúan usando a los caballos como herramienta de trabajo. Por otro lado, también explicó que este programa dirigido a emprendedores no solo incluye a las y los carretilleros, sino también, a emprendedores en general con enfoque diferencial, de género y poblacional, es decir; que no solo se beneficiarán las poblaciones vulnerables de carretilleros, y no es un proyecto exclusivo y dirigido solamente a carretilleros.

La administración de Cali explicó el proceso que está en curso con los vehículos de tracción animal Clic para tuitear

¿Con quíen se realiza el convenio para desarrollar este proceso?

Viviana Pabón Sierra, abogada del equipo de contratación de la Secretaría de Desarrollo Económico explicó que luego de realizar convocatoria y escuchar varias propuestas, decidieron que la propuesta que más se ajustaba al proyecto de inversión y a las metas del Plan de Desarrollo, fue la propuesta de la empresa Impretics.

La Subsecretaria Tatiana Zambrano, informó que realizarán capacitaciones a las personas que usan vehículos de tracción animal a modo de acompañamiento sobre cómo iniciar un negocio o una idea de negocio, posteriormente las pesronas escogerán su idea de negocio y se les acompañará con asesoría, con el objetivo que puedan llevar a cabo el negocio de la mejor manera y se convierta en una actividad económica sostenible.

Liliana Sierra también dejó claro que este tipo de contratos no requieren de interventoría, una de las dudas que ha surgido respecto al proceso de contratación. «Las interventoría son para las obras civiles, este tipo de contrato tienen supervision y no existe ni un solo contrato en la administración distrital que no tenga un supervisor, el supervisor del contrato es el doctor German Linares y tiene supervisión asignada en Secop desde el día uno, como corresponde, desde que se firmó el convenio», detalló Sierra. 

¿Cuántos carretilleros ingresarán a este proceso?

Sierra explicó que la alcaldía empezó a identificar a la población carretillera desde el año 2020, inicialmente se presentaron 138 carretillas y tan pronto inició el proceso, empezaron a llegar más y más. Como alcaldía se realizó un proceso de identificación largo y juicioso, subrayó Sierra, donde tienen documentado a cada carretillero con su caballo y marcación de cada carretilla; de frente, de lado y por detrás.  Un proceso de meses, del cual obtuvieron un listado final de 191 personas que se dedican a esta actividad, y que en principio quisieron participar esperando que se les entregara dinero en efectivo, proceso que no puede realizar jurídicamente la administración municipal.

Como resultado del actual proceso de convocatoria, y de detallar detenidamente a los carretilleros inscritos, y teniendo en cuenta la propuesta de reconversión sociolaboral planteada por la alcaldía y la secretaría de Desarrollo Económico, del listado inicial de 191 carretillas se retiraron unos 30. «Hubo muchas personas que no quisieron acceder, y esta es una actividad totalmente voluntaria, nadie puede obligar a estas personas a que ingresen a este programa«, enfatizó Sierra. Actualmente están a la espera de saber quiénes de las personas que están indecisas van a continuar en el proceso.

Aquellas personas con carretillas que no quieran ingresar el proceso, ¿cuál será el paso a seguir?

Sierra comentó que las personas carretilleras que no se vinculen al proceso, se ven sometidas a que; al finalizar el proceso, se haga un decreto de cierre e inmediatamente haya que ejercer la autoridad para poder retirar los vehículos de tracción animal que circulen por la ciudad, ya que empiezan a ser considerados ilegales, esto será competencia de las autoridades como policía y autoridades de tránsito.

¿Cómo van a asegurar que no saldrán nuevos carretilleros después de este proceso?

Por la experiencia que tenemos en esto, solo hay una forma de asegurar que no habrán nuevos carretilleros, y es el control despúes de terminar el proceso. «Si las alcaldías de todo el país no empiezan a ejercer control el día uno después de que salió el decreto que hizo el cierre del proceso de sustitución, entonces siempre van a regresar otros carretilleros. No es cierto, que entre más dinero se dé, menos van a regresar, tenemos conocimiendo de una persona que estuvo en el proceso de sustitución y hoy día tiene el carro Chana y carretilla, por su puesto esta persona no está en el proceso actual, pero se ha idenficado porque ha sido denunciada por maltrato animal. Desde la alcaldía tenemos ese reto de poder ejercer el control extrictamente después del proceso, y esto no se ha logrado en Cali porque no se contaba con el sitio adónde llevar los caballos, y por ello; cuando la policía quería hacer cumplir la norma, se encontraba con que le tocaba llevarse el caballo a la inspección o a la estación de policía y pasar toda la noche con ellos. Por otro lado, las fundaciones que recibían los caballos han estado desbordadas para atenderlos con recursos propios«, comunicó Sierra.

¿A dónde irán los caballos que sean retirados en el proceso?

«Es parte del proceso y la ley lo indica, por ello la administración debe poner en marcha otra contratación, con otro operador, en otra dependencia, que no es Desarrollo Económico. Ese operador se va a encargar de todo ese proceso. Sostener los caballos es costoso, además los animales están en terribles condiciones según la identificación que hemos realizado, otros necesitan castración e ingresar a un proceso de adopción responsable que garantice que no vuelvan a estas actividades, o actividades peores«, explicó Sierra.

Este espacio es exclusivo del usuario, por tal motivo Conexión Animal no se hace responsable por las opiniones que se presenten.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.