El pez payaso aún lucha por su vida y existencia, el aumento de la temperatura en el océano debido al calentamiento global está acabando poco a poco con esta hermosa especie.


El pez payaso es conocido por la película “Buscando a Nemo“, que en su momento cuando estuvo en furor le hizo mucho daño a este especie, ya que muchas personas querían tener un pez payaso en casa y hacer parte de la moda del momento. Esta clase de pez no solamente tuvo que sobrevivir a esta temporada de moda, donde familias buscaban sin cansancio dónde comprarlos para tenerlos en una pecera, sino que también se están enfrentando a uno de los retos más grandes, el calentamiento global.

El pez payaso, una especie que lucha día a día por sobrevivir ante el cambio de temperatura en el océano, ante el cambio climático. Clic para tuitear

Los océanos cada vez están incrementando más su temperatura lo que produce que las anémonas pierdan su color. Las anémonas y el pez payaso tienen una relación muy estrecha, y es que el pez payaso vive, se refugia, se reproduce e incluso se alimenta rodeado de las anémonas. El pez payaso cuenta con unos colores muy llamativos, por ello es un blanco fijo de otros depredadores, cuando el pez payaso se ve atacado busca refugio en las anémonas, las cuales cuentan con colores igual de llamativos a él y resulta un excelente lugar de camuflaje. Por otro lado las anémonas también se ven favorecidas por el pez payaso ya que gracias al nado del pez alrededor de ellas, permite mayor y mejor flujo de agua, convirtiéndose en oxigenación para sus tentáculos.

Aunque muchos expertos en el tema han dicho que no es una relación de dependencia la del pez payaso y las anémonas, y que ambos pueden vivir el uno sin el otro, otro tipo de investigaciones aseguran que el pez payaso se está quedando sin refugio y que las aguas turbias del mar los hace gastar más energía en tratar de ver a sus atacantes que en comer o reproducirse, lo que está llevando al pez payaso a la extinción.

Este espacio es exclusivo del usuario, por tal motivo Conexión Animal no se hace responsable por las opiniones que se presenten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.